1/27/2012

Es tiempo de crisis: Gus Gracey recicla para crear su obra pictórica

“No estoy de acuerdo con el arte ideológico, pero creo que es fundamental para el ser humano estar comprometido con lo que nos rodea”

La noche que estuve en RAMSES, un lugar de combinación perfecta entre el arte, la gastronomía, las copas y el ambiente, situado en pleno corazón de la capital y mirando a la Puerta Alcalá, conocí a un artista: Gus Gracey. Pintor, fotógrafo y escritor que se define como ‘post neo hippy’ y que, en tiempo de crisis, recicla para crear su obra pictórica.

Gus Gracey (Madrid enero 2012). Photo Balka Reporter
-Antes de dedicarse a esto ¿qué hacía?
-Estuve treinta años jugando al polo en un equipo que formamos mi hermano y yo, TORO AZUL. Después, para canalizar mi necesidad creativa, escribí varios libros, disfruté de la fotografía y en el sentido más plástico y pictórico, los collages con materiales reciclados, y dibujos.
-Me temo que no ha venido a España en el mejor de los momentos, dadas las circunstancias de la palabra esa innombrable. ¿No cree que eso de vender arte es todo un arte?
-No es buen momento para vivir del arte en ninguna parte, la situación económica mundial y que en particular esta golpeando de manera muy dura a España lo complica todo y hay que buscar opciones paralelas y alternativas para sobrevivir. Si un pintor pretende vivir solo de los ingresos que genera sus cuadros lo tendrá muy complicado. Hay que tener mucho arte, no solo para vender cuadros, sino también para aprovechar la capacidad de inventiva que como artistas tenemos para generar recursos de manera alternativa y a ser posible, vinculadas a nuestra capacidad artística.

Díptico de mujer.  Obra expuesta en Ramses (Madrid, enero 2012)
-Dónde se vive mejor en esta coyuntura, en Londres o
Madrid?
-Londres es la mejor ciudad del mundo en este momento para ser pintor, artista o lo que uno quiera ser. Una amiga, comiendo en Shoreditch, me dijo: "Gus, a esta ciudad viene lo mejor de cada casa y competir con lo mejor siempre es bueno, porque da la talla de tu real valía" . En el último año expuse cuatro veces allí, dos de ellas en Cork St. En el caso de Madrid, es que ha sido mi ciudad 24 años de mi vida, tengo muy buenos amigos y a pesar de lo difícil que es vender aquí, como en todos los sitios donde la crisis golpea, se ha generado un clima de energía y ganas de hacer que compensa lo demás, y permite que haya podido mostrar los cuadros que deje hace dos años en circuitos paralelos a los del mercado tradicional del arte (galerías) con éxito, y esperemos, con resultados.

Diseñadora de joyas bebiendo vino. Obra expuesta en La Vaquería Suiza (Madrid, enero 2012)
-¿Cómo se las arregla para llevar a casa todos esos elementos que al final usa como soportes en su pintura?
-La etapa del reciclado forma parte del inicio y de ese lapso de tiempo que se abrió entre mi primera exposición individual, por mi agente ingles THE CENTAURUS PROJECT y mi viaje para instalarme definitivamente en Londres, para llenar el espacio vacío que quedó en mi estudio después de enviar 155 cuadros. Usaba una pic up para transportar todo cuanto veía en la calle, puertas de madera, o cualquier soporte adecuado. y me ponía a trabajar sobre ello. Paralelamente hago cuadros en materiales normales, cartones donados por Travis Perkins, un mural de 50 metros de largo por 2,20 metros de alto.
-Esto de reciclar puertas, cajas, colchones, etc., ¿por qué lo hace, por falta de presupuesto?
-En un momento fue así, y en otros también, me refiero a que soy muy prolífico y me gusta trabajar todos los días. Cuando agoto el presupuesto en los soportes convencionales busco cualquier otro tipo de soporte alternativo.
-¿También recicla el alma?
-Lo dejé todo hace tres años para dedicarme en exclusiva a mi pasión mayor, la pintura. Es evidente que ese proceso motivó también un cambio interior muy profundo. Creo que cuando uno puede dedicarse a lo que más ama y decide seguir ese camino la energía interior que se genera afecta al alma, la perspectiva y la vida toda. Nunca he sido mas feliz en mi vida, y podría decir que nunca he tenido menos en el sentido material.
-Defínase como artista?
Es una pregunta difícil y sé como me definen otros: “expresionista figurativo”. Pero a mi me sonaba raro definirme así porque no procedo de una escuela de arte, soy autodidacta total. Hasta hace tres años no había cogido un pincel en mi vida, y yo me autodefiniría como POST NEO HIPPY.

Mujer en sueño. Obra expuesta en Ramses
“Algunos encuentran cosas ‘picassianas’, otros ven Drinppings pollock’, o palabras y gestos ‘baskiat’

- Y su obra, ¿en qué estilo la sitúa?
-Yo digo que mi pintura son capítulos escritos en acrílico de una interminable novela que cuenta la manera que miro el mundo, y soy cronista del momento histórico que me ha tocado vivir. Algunos encuentran cosas "picassianas", otros ven drippings pollock, o palabras y gestos baskiat, pero eso es inevitable en el camino a la propia y personalísima expresión que uno va encontrando con el tiempo. Creo que mis cuadros han sido descritos mas por el manejo del color, la simbología propia que he ido creando y la fuerza que dicen que tienen.
-En serio que el arte le da para vivir?
-Sí, sí. Utilizamos la imaginación para buscar maneras alternativas vinculadas al arte que completen el presupuesto mensual para sobrevivir. Otro tema es que en un momento tu obra llegue a ser apreciada y des ese salto que muy pocos consiguen dar.
-¿Utiliza la seducción para que le compren los cuadros o prefiere que la obra se venda por si sola?
-A mi me gusta hablar de mi arte, relacionarme con la gente, escucharla, opinar sobre lo que hago, responder sus preguntas. Soy muy mal vendedor, termino consiguiendo fans que, en muchos casos, parece como que fuesen a faltarte al respeto poniéndole un precio a tu arte. Sinceramente prefiero que la obra se venda por si sola, que es como debe ser. Un cuadro debe ser algo que se desee y que la persona quiera, porque le llena el alma y desea conservar para toda su vida. El precio es un asunto de mercado, pero inevitable, siendo esto también tu trabajo.
- Me puede decir cuál es el precio más alto de uno de sus cuadros?
-En la primera exposición en Cork St. en Londres se pagó por un cuadro de caballos (5X1,50ms) diez mil pounds. Una locura...

Gus Gracey. Photo archive del artista.

 -¿A usted le interesa lo que sucede en el mundo o es un artista sin compromisos?
-Soy un narrador del tiempo que me ha tocado vivir, inevitablemente, y en lo que cuento en los cuadros, se cuela la realidad como consecuencia mi manera crítica de ver el mundo. No estoy de acuerdo con el arte ideológico pero creo que es fundamental para el ser humano estar comprometido con lo que nos rodea. Sutilmente eso se refleja en lo que hacemos.
-¿Cuál es la próxima parada?
-Dejo que el camino me vaya señalando la ruta. Después del invierno volveré a Londres. Luego? tal vez iré a Berlín o NYC. Siempre tengo el bolso preparado.

(Exclusive: Bal Ferrero (Globalista Reporter)

Gus gracey's madrid and london work (edited by jorge manrique behrens)

http://www.youtube.com/watch?v=UQHupKH3vG0&feature=share&fb_source=message