1/31/2009

Reportaje: "Gaza: lo que Israel no quería que viéramos"


El reportaje de Jon Sistiaga "Gaza: lo que Israel no quería que viéramos" que Cuatro programó el pasado viernes de madrugada (deberían haberlo emitido en horario de máxima audiencia, a pesar de los escalofríos que puedan sentir los sensibles telespectadores), deja las cosas muy claras de lo que sucede en esa parte de Oriente Próximo desde hace años, pronto serán siglos si no paramos la formula que utiliza Israel para hundir la franja de Gaza y a su millón y medio de habitantes que son "prisioneros"  palestinos de un poderoso Estado armado hasta los dientes y con la excusa siempre divulgada en el mundo de la diplomacia internacional, a veces colaboradora con sus silencios, de que es una zona llena de terroristas. Todo se revuelve en este reportaje de Jon Sistiaga, hasta las cándidas, doloridas, imágenes de niños destrozados por los misiles hebreos, esos si que han hecho daño, y que mezcla con las declaraciones de un habitante israelí separado unos cuantos metros de la zona amurallada que se explica mostrando a la cámara la rica fruta que obtiene de sus árboles, "ellos podrían cambiar esto por sus misiles" -dice-, y comenta que se tiene que esconder en su bunker en 15 segundos cada vez que un cohete de Hamás cae en su territorio. En fin, que en 8 años de lanzamientos de cohetes por Hamás, Israel solo ha tenido 13 víctimas mortales. Está claro quien es David y Goliat en esta crónica cotidiana de Oriente Próximo. (GR)

1/27/2009

Zapatero y la venta de armas - Tengo una pregunta para usted


Tengo una pregunta para usted...
El presidente del Gobierno pasó apuros para responder la pregunta que un joven le hizo sobre le venta de armas a Israel y el uso de ellas en la reciente guerra de Gaza. Zapatero negó que esas armas se usasen contra los palestinos en Gaza, y matizó que son muy pocas o pocos, en millones de euros,  el armamento convencional y ligero que España ha vendido a Israel.

1/26/2009

Kent Follet: "Se puede ser malvado por cruel, por ambicioso, pero también por estar lleno de odio interior"


Barcelona, 25 ene. La Vanguardia.- En 1999, diez años después de publicar Los pilares de la Tierra, Ken Follett escribió una breve introducción para una nueva edición de la novela que lleva vendidos cinco millones de ejemplares. En esa introducción decía que no creía en Dios y que, en opinión de su agente, tenía el defecto, como escritor, de ser un hombre sin espíritu atormentado.

Diez años después de escribir esa introducción, veinte años después de haber escrito Los pilares de la Tierra, Ken Follett bebe pausadamente un trago de agua y se reafirma en aquellas palabras mientras espera que llegue la hora de firmar ejemplares de Un mundo sin fin, del que lleva vendidos más de millón y medio de ejemplares en castellano.

No parece que el éxito y la popularidad se le hayan subido a la cabeza tras haber conseguido triunfar con sus historias de la edad media construidas a partir de varios personajes centrales que, a lo largo de las más de mil páginas de cada uno de los dos libros, entrecruzan sus vidas en un periodo medieval muy documentado. Las novelas de Ken Follett abarcan varias décadas de las vidas de los personajes en las que se mezclan la fe religiosa que levanta catedrales e iglesias junto al sexo y el comercio; la violencia, el amor y las guerras; las revoluciones, la peste negra y esbozos de pequeños detalles que enriquecen la historia, las anécdotas de vida cotidiana, como el remedio de la miel como antiséptico.

En la entrevista de La Vanguardia, Follet describe la maldad en sus novelas: "A través de personajes complejos que con sus conductas nos van revelando diversas manifestaciones que podríamos definir como propias de unos malvados: se puede ser malvado por ser egoísta, por cruel, por ambicioso y también se puede ser malvado por indolencia o por estar lleno de odio en tu interior. Un debate interesante el de la maldad. Sería inacabable".

Ken Follett no cree en Dios, pero la penumbra, el silencio de las grandes iglesias cuando no hay oficios religiosos, le dan paz, serenidad, calma. Por eso trata de visitar iglesias y catedrales cuando viaja por el mundo. Cree que el misterio de por qué las grandes iglesias dan al visitante paz, calma, serenidad incluso a los que no son creyentes está relacionado con la arquitectura. Una gran iglesia casi siempre suele ser bella, y Ken Follett cree que esa belleza te hace sentir su arquitectura como en carne propia. (fuente: La Vanguardia)

1/25/2009

A Dios rogando y con la publicidad dando


A Rouco no le molesta la publicidad en los autobuses sobre Dios, a Rouco lo que le molesta es vivir en un estado laico y aconfesional, por eso y en cambio no le mola nada de nada la publicidad sobre el ateísmo, eso es como mentarle al demonio y de eso si que saben en la curia de la Conferencia Episcopal, ¿o no? ¿Por qué iban a saber los representantes del clero español de autobuses y esas cosas si apenas los cogen? Por salir ni tan siquiera salieron a la calle para manifestarse contra la guerra y la masacre de Gaza. Aunque de publicidad si que saben bastante, y solo hay que echar cuentas atrás y veremos a la de manis que acudieron en la anterior legislatura, ahí si que también tomaron el pulso a la calle convocada ésta desde los púlpitos y las tribunas de los oradores de los salvadores de la patria. Todo por salvar vidas. Sí, sí, era contra el aborto. ¡¡Por qué otra cosa había de ser sino!!.
Es solo una opinión, nada más. ¡¡Dios me perdone por ello!! -balka-reporter-

Cortázar 25 años después de su muerte se publican tres cuentos inéditos

El próximo día 12 de febrero se cumplirán 25 años de la muerte de Julio Cortázar, Del Centro de Editores y la viuda del escritor argentino, Aurora y Bernárdez, presentan en Madrid los relatos inéditos: "Never stop the Press", "Vialidad" y "Almuerzos", son textos de tres historias totalmente acabadas, con correcciones y mecanografiadas por el mismo Cortázar. 
Para Cortázar un cuento era como andar en bicicleta. "Mientras se mantiene la velocidad el equilibrio es muy fácil, pero si se empieza a perder velocidad ahí te caes, y un cuento que pierde velocidad al final es un duro golpe para autor y lector". 
La escritora Cristina Peri (Uruguay) publicó un libro del autor de Rayuela, en el que resume 15 años de amistad con Julio Cortázar, y donde desvela detalles de su muerte: "Fue unos de los primeros muertos por SIDA, a raíz de una transfusión de sangre que recibió de su segunda esposa Carol Dunlop cuando vivía en el sur de Francia. La muerte de Cortázar se certificó como una enfermedad desconocida y como una pérdida de defensas inmunológicas. Carol había muerto dos años antes, en 1982 con los mismos síntomas. 
Fuente: Cultura ABC