7/21/2009

El Rabel leonés, alma medieval y música de romances y otras hierbas


Escuela de rabel de Velilla de la Reina

Asistir por primera vez a un concierto de rabel sin tener ni idea de lo que es este instrumento no es fácil para luego, a la hora de opinar sobre el mismo, tener una sobredosis clara de lo que encierra. Hay que enterarse escuchando y luego hay que comprender de qué va todo esto en cuanto a música tradicional se refiere.



Me parecía que sonaba bien pero nunca me atreví a preguntar…

Un lapsus en este intenso y caluroso mes de julio, o un alto en el camino. Sí, porque la localidad leonesa de Veguellina de Órbigo está situada muy cerca del Camino de Santiago, tan solo a un kilómetro del lugar suenan las botas truncadas de los espabilados y madrugadores peregrinos. Pero volviendo al tema del rabel del cual no tenía apenas conocimientos, eso que en la familia tengo a mi madre, a dos hermanos que lo tocan o lo practican, como se prefiera, y que de vez en cuando los he escuchado y me parecía que sonaba bien pero que nunca me atreví a preguntar de donde habían sacado esa pieza sin apenas cuerdas y con poco cuerpo instrumental. Reconozco que ahora, antes de acudir al Festival de Rabeles que se celebró el pasado 18 de julio en la sede de la Caja España de la localidad, primero me escuché un cd que había por casa. Algo es algo. Pronto noté que la música me era desconocida pero que sonaba muy al estilo árabe y que había voces que cantaban romances y otras coplas. Luego me informé, y entonces me contaron que José Luis Reñon, persona que pertenece al pueblo de la ribera del Órbigo, se ha dedicado durante años a fabricar rabeles artesanalmente y que tiene más de 50 y de distintas formas y sonidos. José Luis Reñon es el responsable de que se haya desatado la pasión por este instrumento, me dijeron. Y yo anoté, y ya luego volví a escuchar, esta vez en directo, como sonaba en una sala abarrotada de gente, y supe que este festival rabelista se celebraba desde hace 5 años, este era el 6º. Todo un lujo para ser algo desconocido y que de repente cale tanto en el gentío. Me alegré, y desde mi humilde silla y junto a mi madre, también aprendiz a sus 82 años de este sonido instrumental, fui descubriendo esa música.


El cantabro Mimi San Emeterio, construye sus propios instrumentos

Un repertorio plagado de romances, tonadas, jotas campurrianas y otras piezas populares-tradicionales

El recital contó con un celebre rabelista, Mimi San Emeterio, cantabro para más señas y que construye sus propios instrumentos (rabels, citaras, zanfonas, arpas...), que hizo de su introducción musical toda una delicia del folclore popular más medieval que había escuchado, en voz y en sonido. Las melodías populares al son de los rabeles se acoplaron perfectamente al ambiente del lugar e incluso algunas fueron coreadas por el público que era conocedor de ese repertorio plagado de romances, tonadas y jotas campurrianas y otras piezas populares-tradicionales, la mayoría de la zona comarcal como se suele decir por aquí, para eso el VI Festival de Rabel Leonés sale de la madre tierra de esta provincia.


Violeta, 82 años, amante de la música y aprendiz de rabelista, durante el concierto de Rabel que se celebró en la localidad leonesa.

Luego desfilaron por el escenario otros importantes rabelistas leoneses, como Miguel Ángel García, Eduardo Fuertes, Alumnos de la Escuela de Rabel de Velilla de la Reina, Gari Ferrero y Roberto Marqués, o el mismo José Luis Reñón, investigador, constructor e intérprete de rabel.

El rabel es un isntrumento de origen árabe y europeo
El rabel es un instrumento de origen medieval de cuerda frotada, se utilizó mucho en la península Ibérica en la Edad Media y tiene similitud con otros instrumentos de origen árabe y europeo. Durante muchos años estuvo escondido, languidecía, pero afortunadamente se ha desprendido del complejo de humildad gracias a algunos amantes de la Cultura y de la tradición leonesa. –(Balka Reporter)

No hay comentarios: