7/24/2009

Durmiendo a la sombra



El intenso calor que hace estos días en Madrid da lugar a que la gente lo acuse en su propia piel. Pero si los urbanitas de la capital reciben con agobio los rayos solares y piensan en que las chicharras solo existen en las tierras de más allá, Toledo por ejemplo, donde los termómetros suben hasta los 40º o más, en Madrid no hay posibilidad de que se escuchen los gritos de esos bichitos que no paran cuando el calor sacude con fuerza.
La imagen que tomó El Globalista Reporter en plena calina veraniega, es del Paseo de Recoletos de la capital de España y en ella podemos ver que si para los demás hace calor, lo es más para el duro trabajo de los currantes de las obras que se realizan, como casi siempre en esta época del año, en las calles de Madrid donde no queda lugar sin que haya un martillo o apisonadora rascando la brea. Un pequeño descanso a la sombra de los árboles es merecido, incluso con unos minutos de siesta. De bien nacidos es ser agradecidos y el esfuerzo bien lo merece. ¡¡Feliz descanso!!

No hay comentarios: