5/11/2009

Olivier Besancenot, el cartero 'antisistema' que hace temblar a la izquierda tradicional francesa


Olivier Besancenot en una imagen de 2007.

Triplica en votos al Partido Comunista, a los Verdes, y todas las encuestas lo sitúan en el primer lugar de la oposición a Sarkozy, por encima de los glamurosos rostros del Partido Socialista francés. Con carisma y claridad política, sin asco a liderar movilizaciones y a aparecer en televisión, Olivier Besancenot dice que “hay que reinventar la revolución porque ningún experimento revolucionario ha tenido éxito jamás”.

“Tenemos 10.000 razones para no quedarnos impasibles y movilizarnos”, Olivier, 35 años, líder de la izquierda “antisistema’ francesa, es la revolución en su país y uno de los políticos más valorados actualmente, está entre el 10% en intención de voto, según las encuestas. “Yo no soy ni nunca me consideraré un político profesional. Nadie lo es en mi partido”.-explica en una entrevista. Su rostro es el más conocido del movimiento antisistema de Europa, su lema, el lema del partido de la Izquierda, es “Anticapitalistas”, en la web aparece un cartel con su cara en rojo y azul, al estilo Obama.
Aunque no cree que el nuevo líder norteamericano sea distinto a los demás, “Obama es más de lo mismo. Está claro que Obama está escribiendo una nueva página de la historia para dejar atrás toda una era de discriminación y racismo. Pero no nos hagamos ilusiones, su programa es el mismo que han portado siempre los partidos del sistema”.



"LA VIOLENCIA LA GENERAN LAS ELITES POLÍTICAS"
Olivier Besancenot ha venido a España para apoyar a su homologo español, Izquierda Anticapitalista, en la campaña para las elecciones al Parlamento Europeo; al mismo tiempo que 'combate' en los mitines de la campaña en Francia sigue trabajando de cartero en Neuilly sur Seine, un pueblo de las afueras de Paris.
"La violencia la generan las elites políticas, los empresarios con sus despidos y la policia con sus cargas en las manifestaciones. Cuando veo las noticias me entran ganas de romper la televisión. Uno no puede permanecer como espectador cuando ve las cosas que están pasando en Palestina, o a la policía golpeando con las porrras a los trabajadores que acaban de ser despedidos. Eso ocurre en Francia, en España no lo sé”, sentencia. (Fuentes: Ciudadano, El País, IA)

No hay comentarios: