3/05/2009

El amor no es lo que era con la crisis


Ni el amor es ya lo que era/ The New York Times

No hay trabajo, no hay dinero, no hay casa. Pero al menos hay amor, ¿no? La familia, un amante o una pareja sirven o pueden servir de consuelo cuando el mercado bursátil se hunde. O mejor no, del mismo modo que las empresas están recortando gastos, es posible que la gente vea también recortes en sus relaciones -escribe el NYT-. Los presupuestos familiares, los hábitos y las dinámicas de ambos sexos están cambiando “las familias están sufriendo todo tipo de presiones que antes no existían. Las mujeres que creían una bendición tener parejas ricas y poderosas ahora se están viendo obligadas a hacer dolorosos recortes en sus expediciones a las tiendas, en las cenas o niñeras. Algunas afirman que los hombres de sus vidas se han convertido en personas necesitadas y pegajosas, y otras que sus maridos las ignoran. Hay mujeres que han tomado las riendas y de amas de casa han pasado a convertirse en mujeres de negocios a tiempo completo, cuando sus maridos pierden sus trabajos. 
Algunos hombres están tan afectados psicológicamente por la pérdida del empleo que visitan las consultas de los psiquiatras buscando ayuda. “Muchos de los huevos de tu ego están en la cesta del trabajo” dice uno de los afectados. 
Hasta los divorcios han caído por el valor de las viviendas, por debajo del valor de sus hipotecas. Aún así podría haber una efecto positivo, las agencias matrimoniales han crecido en clientela, nada menos que entre un 40% y un 50% “En un momento así, la gente establece prioridades, prefieren pasar por esto acompañados” -dice el profesor de sociología Pepper Schwartz de la Universidad de Washington en Seatle-. “Cuando no sabes que te va a suceder, el amor parece ser todavía más importante”. -NYT-



No hay comentarios: