3/11/2009

Alicante (1939) el último reducto de resistencia republicano

El ayuntamiento de Alicante, de mayoría Popular, no satisface la ley de Memoria Histórica y retrasa y devuelve fondos del Estado para los proyectos que recuerden lo que sucedió en esa capital mediterránea, una de la ciudades por la importancia de su puerto maritimo que sufrieron más fuertemente la represión franquista. Desde el golpe militar de 1936 contra la República y luego de acabada la contienda en 1939, Alicante fue constantemente bombardeada por la aviación fascista italiana, solo en el ataque al mercado alicantino murieron 393 personas, la mayoría mujeres y niños. No tuvo a su Picasso, pero pudo ser peor que el bombardeo de Guernica. -(G.R.)




En marzo de 1939 terminó la Guerra Civil española en el Puerto de Alicante. Tras la marcha del mítico barco “Stanbrook”, quedaron atrapadas allí unas catorce mil personas que se habían significado en la defensa del régimen legítimo y constitucional de la II República española contra la sublevación militar apoyada por las potencias fascistas. Tras la llegada de las tropas italianas al mando de Gastone Gambara, tuvieron que abandonar este último territorio leal a la República y, ya prisioneros, fueron llevados a un campo de almendros, situado entre la Goteta y Vistahermosa, mientras otros eran encerrados en los castillos de Santa Bárbara y San Fernando, en la Plaza de Toros, en algunos cines, en la Escuela de Ciegos y en el Reformatorio de Adultos. En el Campo de los Almendros, los prisioneros republicanos estuvieron en unas condiciones penosísimas, sin comida y casi sin agua, durante cinco o seis días hasta que fueron trasladados a diversas cárceles y, en especial, amontonados en vagones de trenes de mercancías, al campo de concentración de Albatera.
Ahora, visto el tiempo atrás transcurrido, 70 años, la Comisión Cívica de Alicante para la Recuperación de la Memoria Histórica da a conocer en todo el mundo , puesto que su importancia y trascendencia es universal, la tragedia de aquellos inermes defensores de la libertad y la democracia en aquellos últimos días de la República española. Para ello, ha preparado una serie de actos tendentes a recordar aquellos hechos y conseguir que se lleven a cabo sus propuestas de instalación de un monumento – una escultura de Eusebio Sempere- en el Puerto de Alicante y de un “Memorial” en el Campo de los Almendros. Se intenta, de este modo, reparar una antigua injusticia, compensar una historia manipulada, combatir contra el olvido, saldar en definitiva una deuda moral que la democracia española sigue teniendo con quienes defendieron una España tolerante, pacífica, culta y solidaria, y mantuvieron esa idea de España lejos de su tierra, en los tristes años del exilio, con una enorme dignidad.
(Fuente: Comisión Cívica de Alicante para la Recuperación de la Memoria Histórica)


Memorial Campo de los Almendros 
Un proyecto de: Elena Albajar Molera, Beatriz Candela y Ruth Céspedes

No hay comentarios: