10/02/2008

Los jefes autoritarios generan insatisfacción entre los trabajadores

Los jefes autoritarios están condenados a desaparecer, esto genera insatisfacción entre los trabajadores atentando contra la salud de la empresa a medio plazo. Y dado el momento actual de la crisis económica, mantener a este tipo de dirigentes es un lujo que ninguna empresa puede permitirse. De ahí que esté condenado a desaparecer. "Se trata de una simple cuestión de evolución y adaptación a la nueva conciencia y valores de la sociedad que reclama otras condiciones laborales, empezando por la forma de ser tratados por sus jefes" -Aseguran los expertos consultados-.

"La rigidez, la intolerancia y las broncas ya no sirven para gestionar a las personas. Es hora de evolucionar hacia un liderazgo más humano".
"Seis de cada 10 trabajadores no confían en su superior directo".
"Los jefes "Queman" a tres millones de empleados en España".
"La gestión del poder implica ser justo y responsable" -Ignacio Orce, presidente ASISTENCIA SANITARIA COLEGIAL. "La humildad es una virtud que hay que trabajar cada día" -Enric Casi, director general MANGO. "El Mayor reto es potenciar la felicidad de los empleados" -Javier Aguilar, director general KING-ECLIENT. "Sin serenidad no se pueden tomar decisiones objetivas" -Luis de Osuna, director general COVIRAN. "Los trabajadores son seres humanos y no máquinas" -Olga Cuenca, presidenta ejecutiva LLORENTE & CUENCA. "A raves de la confianza mutua se aprende a delegar" -Josep Santacreu, consejero delegado DKV SEGUROS.

AUTORITARISMO O AUTORIDAD

Características del jefe autoritario:

> Controla y supervisa en exceso a sus colaboradores.
> Indiferente: se muestra hermético emocionalmente y no escucha.
> Intolerante y muy rígido
> Impone su criterio, sin respetar otros puntos de vista.
> Suele estar de mal humor.
> Ridiculiza el autoconocimiento, mostrando muy poca inteligencia emocional.
> No tiene sentido del humor.
> Da órdenes y a veces es despectivo en el trato
> Cree que lo sabe todo y que siempre tiene la razón; nunca reconoce los errores.
> Es reactivo y negativo, echa broncas cuando algo no sale como esparaba.
> Cree demasiado en la jerarquía vertical.

Características del jefe con autoridad:

> Da más libertad, delegando en sus colaboradores.
> Se interesa por la vida de los demás, dedicando tiempo y espacio para escucharles.
> Tolerante y muy flexible.
> Pregunta e integra las ideas y sugerencias de los demás.
> Suele estar de buen humor.
> Se interesa por su autoconocimiento, desarrollando su inteligencia emocional.
> Tiene sentido del humor
> Ejerce su rol de líder con naturalidad y asertividad.
> Reconoce sus limitaciones mostrándose abierto a aprender de los demás
> Es proactivo y positivo; ve los errores como algo necesario para aprender.
> Trabaja en favor de la organización horizontal.

Fuentes: Negocios/ Instituto de Formación Acvanzada (Infova)

Los madrileños los que más gastan en desplazarse para ir al trabajo


Viajeros en el Metro de Madrid. Foto: GR

Un estudio de La Caixa divulgado hoy revela el tiempo que invertimos y lo que nos supone de gasto el ir al trabajo en las grandes ciudades. Los madrileños los que más gastan, en tiempo y en dinero, 78 minutos y 12,2 euros en la ida y vuelta.

Madrid es donde más tiempo invierten los trabajadores en ir y volver al trabajo, en total 78 minutos, lo que representa un 37% más que los 57 minutos de la media nacional. El trabajo, ¿Cuánto cuesta ir al trabajo? El coste en tiempo y en dinero, revela que los empleados que soportan un coste más alto por dichos desplazamientos también son los residentes en la Comunidad de Madrid: 12,2 euros diarios frente al promedio nacional de ocho euros. En el lado opuesto, los extremeños sólo pierden con 47 minutos, y los riojanos, 48.

¿Cuánto cuesta ir al trabajo? El coste en tiempo y en dinero
Tratamiento aparte ha recibido la ciudad de Madrid respecto a su comunidad: los trabajadores de la capital mejoran ligeramente las cifras de su región y emplean 71 minutos diarios en ir y volver del trabajo, lo que supone 11,1 euros al día. Detrás de Madrid, los habitantes de la ciudad de Barcelona son los que más gastan en combustible, billetes de transporte público etcétera, con 11,9 euros al día.

Equivale al al 3,5% del Producto Interior Bruto
En La Rioja, Extremadura, y Galicia, en torno a seis euros diarios, es donde menos cuesta ir al trabajo. El estudio, elaborado por Servicio de Estudios de La Caixa dentro de la colección documentos de economía, muestra, por otra parte, que los viajes en los que se utiliza el transporte público tienden a tener una mayor duración que los viajes en transporte privado. Así, un trabajador que usa el transporte público tarda, de media, 40 minutos más que el que se desplaza en transporte privado.

El coste adicional de este mayor tiempo asciende a 4,7 euros diarios, una de las claves de la gran utilización del transporte privado por parte de los trabajadores, a pesar de las quejas de ayuntamientos y ecologistas. El gasto total del trayecto al trabajo es la suma del coste del tiempo y de otros gastos, el estudio calcula que el componente tiempo es de ocho euros diarios, equivalentes a 1.800 euros anuales por trabajador.

El informe de La Caixa estima que este coste supone casi un tercio del gasto total (coste del tiempo más los otros gastos) del desplazamiento al puesto de trabajo y que el coste del tiempo de los viajes al empleo equivale nada menos que al 3,5% del Producto Interior Bruto.
Fuente: Agencias, El País
Cercanias. Estación de Chamartin

10/01/2008

VI Premios Tomás y Valiente 2008

La Fundación Instituto Cultura del Sur otorga el Premio al Tribunal Penal Internacional de la Haya y a Vaclav Havel, ex Presidente de la Republica Checa, que son reconocidos por su defensa de los derechos y las libertades fundamentales.

La VI edición del premio en memoria de Tomás y Valiente proclama su vocación internacional coincidiendo con el sesenta aniversario de Declaración de los Derechos Humanos.

Los actos conmemorativos del Premio Tomás y Valiente se completan con la celebración de un debate mañana jueves 2 de octubre sobre la Ética y la Épica de los Derechos Humanos. Se celebra a iniciativa de la Fundación Instituto Cultura del Sur en la Universidad Autónoma de Madrid en la que fue profesor Francisco Tomás y Valiente.

Todo lo que quiso saber sobre los e-mails y no se atrevió a preguntar



Consejos para no enloquecer con los emails

1. Lo primero, limpie.
Comience la jornada laboral limpiando el buzón al máximo. Tire mensajes a paladas (no uno a uno) y sin abrirlos. La experiencia nos hace distinguir de un vistazo entre los mensajes basura, la gamberrada de los amigos y los realmente útiles. En caso de duda, a la basura. El buzón limpio relaja un montón.

2. Elimine la alarma.
Los programas de correo incluyen una alarma que salta en el ordenador (o en el móvil) cada vez que llega un mensaje. Hay que anularlo, es la principal fuente de ansiedad.

3. Responda pronto.
No cree una carpeta de "trabajo pendiente" (en realidad se debería llamar "medaperezaahora"). Aún estresa más. Si abre el buzón no es sólo para leer los mensajes, también es para responder los pocos decentes que no eliminó. Si no se contesta al momento, la tarea queda a medias.

4. Escriba clara, correcta y concretamente.
Que la rapidez no vaya en detrimento de la claridad. Parte del tráfico se genera por la mala interpretación de los textos, lo que provoca el envío de nuevos mensajes aclaratorios. En la casilla "asunto" escriba de qué va el tema. Y en correcta ortografía; la mala se identifica con el correo basura. En el texto vaya al grano con frases cortas y claras. Antes de enviarlo, reléalo.

5. Emociones, fuera.
El e-mail es un mal medio de expresión para ironías, emociones o dobles sentidos. Si quiere liarla en su empresa, escriba de relaciones personales. Es correo interminable, inútil y estéril.

6. Evite los adjuntos.
Sí, cierto, el adjunto se abre con sólo un clic, pero al final del día serán un puñado. Además, hay que esperar a que se abran (si se abren) textos o fotos con sorpresas no siempre agradables. No envíe adjuntos; no abra adjuntos.

7. Corte la cadena.
No rebote chascarrillos, ni reproduzca supuestas cadenas solidarias.

8. No mate el teléfono (ni se ahorre el cafelito).
Pese a las enormes ventajas del e-mail, hay asuntos que se resuelven antes con el teléfono o con el ancestral desayuno latino. Por mucho avance, no hay mejor sistema de comunicación que el cara a cara.

9. Lo último, limpie.
Acabe el día laboral como lo comenzó, echando una mirada al correo. Aun más, chequee el buzón antes y después de comer. Aunque siempre saldrá alguna investigación probando lo contrario, consultar el correo no da gangrena.