8/29/2008

Barack Obama acepta la nominación demócrata

Barack Obama ha dado un paso en la historia de su país al aceptar la nominación demócrata a la presidencia de la Casa Blanca. El senador por Illinois recibió la ovación de las más de 80.000 personas que abarrotaban el estadio de Denver (Colorado, EE UU) donde se celebró la Convención Demócrata.

"Estados Unidos es mucho mejor que lo que hemos vivido en los últimos ocho años" -dijo en su discurso-. El senador asegura que su rival John McCain representa una continuación de la "errática política de George W. Bush quien ha hundido la economía del país". Y reiteró que: "el sueño americano ha sido amenazado" tras ocho años de Gobierno del presidente George W. Bush y ha querido transmitir que John McCain ha votado con Bush el 90% de las veces. No sé vosotros, pero yo no estoy dispuesto a apostar que la posibilidad de cambio sea del 10%".



Apoyo del mundo del cine a la candidatura Barack Obama
La actriz Susan Sarandon (en la foto junto al actor Josh Lucas) conocida por sus ideas progresistas, se ha pronunciado en varias ocasiones en favor del senador demócrata de quien es fiel seguidora.

Final de verano...!! Objetivo indiscreto


Tres Cantos (MAD), agosto 2008


Latina(MAD) agosto 2008


Piscina en Roses (Girona) Agosto 2008

8/28/2008

Aragón retratada por la Brigada Lincoln durante la Guerra Civil


Miembros de la Brigada Lincoln en la guerra civil de España

El material se expone en Zaragoza
Más de 2500 voluntarios norteamericanos viajaron desde los Estados Unidos a España para luchar en defensa del gobierno de la II República, en 1938 y en plena guerra civil. Organizados dentro de las Brigadas Internacionales, muy pronto fueron conocidos como la Brigada Lincoln. Todos ellos provenían de los diferentes clases de la sociedad americana, desde hijos de diputados a estudiantes, marinos, mineros o maestros. La inmensa mayoría no había empuñado nunca un fusil, y muy pocos entendían el castellano.

Entre ellos varios voluntarios llegaron a España con cámaras fotográficas y pronto se dieron cuenta de la importancia que las imágenes captadas podían tener como material de propaganda para movilizar a sus conciudadanos en la lucha contra el embargo impuesto por el gobierno de los Estados Unidos al gobierno español.

Las fotografías cumplían también una labor documental que los mandos de la brigada propiciaron. Por ello se creó una unidad fotográfica encargada de plasmar la vida diaria de los brigadistas norteamericanos durante la guerra. Su misión inicial fue la de retratar a todos los voluntarios, y aunque no se pudo llevar a cabo en su totalidad, gracias a los fotógrafos de la brigada contamos ahora con la colección de imágenes más completa de la participación estadounidense en la guerra de España. Los fotógrafos, confrontados a un país desconocido y a unas gentes con las que dificilmente se podían comunicar, plasmaron en imágenes las interacciones entre sus compañeros y la población civil con la que convivieron en diferentes lugares de la geografía aragonesa. Captaron también paisajes impactantes, que asociaron y todavía asocian a la gente a la que vinieron a ayudar.

Los archivos de la Brigada Lincoln en Nueva York
Los archivos de la Brigada Lincoln en Nueva York albergan más de siete mil imágenes, una parte sustancial de ellas fueron captadas en Aragón. Debido a los lugares donde lucharon y por donde pasaron, las fotografías de la Brigada Lincoln suponen una base documental incomparable de Aragón en tiempos de guerra. Unas imágenes que en su inmensa mayoría nunca han sido publicadas y que no han sido vistas en España desde que se tomaron.

Esta exposición es una ocasión inmejorable para devolver estas imágenes a los lugares y a las gentes que retrataron hace setenta años y así reintegrar en la memoria colectiva las historias de casi tres millares de hombres y mujeres extranjeros que decidieron abandonar su país para luchar contra el avance del fascismo en Europa.

"Querido diario español... Love, Woody Allen"


J.Bardem, P. Cruz, S. Johansson y Woody Allen

El diario que Woody Allen escribió del rodaje en Barcelona de su último film "Vicky Cristina Barcelona" y lo que le ocurrió al cineasta con Penélope Cruz, Javier Bardem y Scarlett Johansson, protagonistas de la película que está a punto de estrenarse en nuestro país (el 19 de septiembre), quedá reflejado en las páginas de "Querido diario español..." que ha publicado recientemente el diario New York Times. Aquí dejamos constancia del peculiar sentido del humor de Allen. La traducción al español de este extracto es de Blog de Cine.

2 de enero: He recibido una oferta para escribir y dirigir una película en Barcelona. Tengo que ser precavido. España es soleada y a mí me salen pecas fácilmente. Tampoco es que paguen muy bien, pero mi agente me ha conseguido un décimo de cada 1 por ciento de cualquier cosa que saque la película si se consiguen más de 400 millones de dólares después de recuperar la inversión.
No tengo ninguna idea para Barcelona salvo que funcione allí la historia de dos judíos de Nueva Jersey que lanzan una empresa de embalsamamientos por correo.

5 de marzo: Me he reunido con Penélope Cruz y Javier Bardem. Ella es arrebatadora y más sexual de lo que imaginaba. Durante la entrevista, mis pantalones se prendieron fuego. Bardem es uno de esos actores de genialidad desbordante que claramente necesitan mi mano dura.
2 de abril: Le he ofrecido un papel a Scarlett Johansson. Antes de aceptar, me dice que el guión debe ser aprobado por su agente y más adelante por su madre, con quien se lleva bien. Luego tendrá que aprobarlo el agente de su madre. En plena negociación, cambió de agentes… y después cambió de madres. Tiene talento, pero da mucho trabajo.

1 de junio: Llegué a Barcelona. El hotel es de primera Clase. Les han prometido media estrella para el año que viene siempre que instalen agua corriente.

5 de junio: El rodaje comenzó movidito. Rebecca Hall, aunque es joven y por primera vez tiene un papel importante, tiene peor humor de lo que yo había pensado e hizo que me prohibieran entrar en el plató. Traté de hacerle ver que el director tiene que estar presente para dirigir la película. Pero por mucho que lo intenté, no logré convencerla y tuve que disfrazarme de repartidor de comida para colarme en el escenario.

15 de junio: por fin el trabajo va por buen camino. He rodado una tórrida escena de amor entre Scarlett y Javier. Hace unos años hubiese interpretado yo su papel. Cuando se lo he dicho a Scarlett, ha soltado un enigmático “uh-huh”. Scarlett llegó tarde al set y le he regañado duramente…, explicándole que no tolero retrasos de mis actores. Ha escuchado con respeto, aunque me ha parecido ver que mientras yo hablaba, ella estaba encendiendo su iPod.

20 de junio: Barcelona es una ciudad maravillosa. Se agolpa la gente en las calles para vernos trabajar. Afortunadamente, se dan cuenta de que no tengo tiempo para firmar autógrafos y sólo se los piden a los actores. Más tarde repartí fotos en las que aparezco estrechando la mano de Spiro Agnew y me ofrecí a firmarlas, pero la multitud ya se había dispersado.

26 de junio: Rodamos en la obra maestra de Gaudí, La Sagrada Familia. Estaba pensando que tengo mucho en común con el gran arquitecto español. Los dos desafiamos lo convencional, él con sus diseños sobrecogedores y yo al ponerme un babero para comer langostas en la ducha.

30 de junio: Los “dailies” [visionado del material que se ha rodado cada día] tienen buena pinta y aunque la idea de Javier de rodar una escena completa de invasión marciana con cien extras disfrazados y elaborados platillos volantes no es demasiado buena, voy a rodarla para hacerle feliz y luego cortarla en la sala de montaje.

3 de julio: Scarlett ha venido hoy con una de esas preguntas que hacen los actores. “¿Cuál es mi motivación?”. He dado un respingo: “Tu sueldo”. Dijo que estaba de acuerdo, pero que necesitaba más cantidad de esa motivación para continuar. Como el triple. Si no, amenazaba con largarse. Pensé que era un farol y me largué yo antes. Y entonces se largó ella. Así que nos quedamos muy separados y tuve que gritar para que me oyese. Entonces amenazó con saltar. Y yo salté también. Pronto llegamos a un impasse. Y durante el impasse me fui con mis amigos y todos bebimos y, por supuesto, me endosaron la cuenta.

15 de julio: Otra vez he tenido que ayudar a Javier con las escenas de sexo. La secuencia requiere que él agarre a Penélope Cruz, le arranque la ropa y la viole en el dormitorio. Aunque ha ganado un Oscar, el tío necesita que le enseñe a interpretar pasión. Agarré a Penélope y le arranqué la ropa de un golpe. Pero el destino quiso que todavía no se hubiese puesto el vestuario y que fuese su propio vestido, carísimo, el que había destrozado. Impertérrito, la coloqué delante de la chimenea y me lancé sobre ella. Como es una pícara, se dio la vuelta una décima de segundo antes de que yo aterrizase e hizo que me rompiese un importante diente en el suelo de azulejos. Buen día de trabajo. Podré comer sólidos a partir de agosto.

30 de julio: los “dailies” tienen una pinta genial. No sé si será demasiado pronto para comenzar a hacer publicidad para los Oscar. De todas formas, unas cuantas notas para el discurso de recogida me pueden ahorrar tiempo más adelante.

3 de agosto: Supongo que son gajes del oficio. Como director, uno es en parte profesor, en parte psiquiatra y en parte figura paterna y gurú. No es de extrañar entonces que según avanzan los días Scarlett y Penélope se hayan ido colando por mí. La fragilidad del corazón femenino. Me di cuenta de que el pobre Javier miraba envidioso cómo las actrices me seducían con los ojos, pero le expliqué al chaval que se debería haber esperado el desbocado deseo femenino por una figura cinematográfica, especialmente una que tiene una mirada de desprecio y que se reafirma con frialdad. Mientras tanto, según me acerco al plató cada mañana después de bañarme y perfumarme, entre Scarlett y Penélope se alimenta el arrebato. No me gusta mezclar trabajo con placer, pero quizá tenga que saciar la lujuria de cada una de ellas para poder terminar la película. Puede que me sea posible concederle los miércoles y viernes a Penélope y así satisfacer a Scarlett los martes y los jueves. Como ir aparcando un día a cada lado de la calle. Eso me dejaría los lunes para Rebecca, a la que he parado justo a tiempo cuando se iba a tatuar mi nombre en el muslo. Tomaré una copa con las damas del reparto después de rodar y les indicaré estas reglas. Puede que funcione el viejo sistema de cupones de racionamiento.

10 de agosto: He dirigido a Javier en una escena emotiva. He tenido que leer yo sus frases para que supiese cómo decirlas. Si me imita, bien; pero en el momento en que intenta su propia interpretación, se pierde. Entonces solloza y se pregunta cómo sobrevivirá cuando ya no le dirija. Intento explicarle con educación, pero con firmeza que debe hacerlo lo mejor que pueda sin mí y que debe intentar recordar mis consejos. Sé que le he animado, porque según salía de su caravana, él y sus amigos se estaban descojonando.

20 de agosto: Por tenerlas contentas, hice el esfuerzo de hacer el amor con Scarlett y Penélope simultáneamente. El ménage me dio una gran idea para el clímax de la película. Rebecca no paraba de llamar a la puerta, así que al final la dejé entrar a ella también. Sin embargo, las camas españolas son demasiado pequeñas para cuatro personas, así que, cuando ella se unió, yo no paraba de caerme al suelo.

25 de agosto: Hoy acaba la producción. La fiesta de fin de rodaje, como siempre, es algo triste. Bailé una lenta con Scarlett. Le rompí un dedo del pie. No fue culpa mía. Cuando me echó hacia atrás, le pisé. Penélope y Javier están deseosos de trabajar conmigo otra vez. Les dije que si alguna vez se me ocurre un nuevo guión, trataría de buscarlos. Tomé una copa de despedida con Rebecca. Fue un momento sentimental. Se hizo una colecta entre todo el equipo técnico y artístico y con ello me compraron un boli. He decidido titular la película ‘Vicky Cristina Barcelona’. Los jefazos de la productora han visto los “dailies”. Parece que les encanta hasta el último fotograma y se rumorea que la podrían estrenar en una colonia de leprosos. Se está solo en la cumbre.

Fuentes: Blog de cine (traducción al español)// New York Times.