3/26/2008

Semana Santa en León


Pasada Pasada por frío, regada de almas, caminantes del Camino, florecida de primavera helada, vaciada de limonada, borracha en la muralla, celebrando a genarín. Así ha sido, poéticamente hablando, la Semana Santa leonesa. Uno que asistió a algún paso, a pesar de ser pagano, agnóstico, ateo y como dice una amiga mía, fariséo, para poder contemplar la luz junto a la bella catedral, también para poder ver a mi madre, "Manola" desfilando, y que con 82 años, y ya que lo viene haciendo todas las celebraciones de la semana santa de león, acompañé en su peregrinar de caminante como lo he hecho durante los últimos cinco años. Para que voy a decir más, si después del frío y el calor de la gente lo que más apetecía era beber una limonada. Luego vino la nieve, y también el viento, y después El entierro de Genrín, ya saben, una celebración que se viene repitiendo un jueves santo trás otro. Genarín, de oficio pellejero, fue muerto por el primer camión de la basura que hubo en León, al pie de la muralla.
Desde entonces, él era un borrachín, todo el mundo se pone ciego ese día rindiéndole pleitesía en las murallas que rodean la bella ciudad.

No hay comentarios: